Solo el Tiempo será Fiel Juzgador de la Verdad

POR REDACCION

Este año 2022 inicia con temas tan significativos para nuestro país,
algunos de ellos continúan tan vigentes que no se han podido superar como el
elevado número de decesos que sigue golpeando a las familias de todo el
mundo; un problema que por más que se ha tratado de minimizar sigue
dominante y ahora con una nueva amenaza, la cuarta ola de contagios que los
especialistas han catalogado como contagiosa y que ya presenta un alto número
de enfermos.


Con todo esto se suma una vez más la despreciable inflación de los
productos básicos, por ejemplo: en diciembre de 2018 con el gobierno de
Enrique Peña Nieto el litro de aceite costaba $24.24, para diciembre de 2021 con
el gobierno de Andrés Manuel López Obrador el mismo litro de aceite ya había
aumentado $20,76 pesos, con un costo de $45 pesos, casi el doble del precio, lo
mismo sucedió con el kilo de pollo que aumentó de $36.98 a $65.15 pesos entre
otros productos que también sufrieron el aumento.


Destaca uno de sus promesas cumbre: el precio de la gasolina magna, que
juró evitar el aumento de este producto y que pasó de costar en el mismo periodo
descrito arriba $18 a $21.99, aunque pareciera algo insignificante si hacemos la
suma de precios de estos tres productos tendríamos que el aumento fue de
$52,92 pesos.

Mientras que el salario en 2018 fue de $88.36 pesos y en 2021 aumentó a
$141.70, un aumento de $53,34 pesos en cuatro años, es decir solo $0.42
centavos restantes al descontar el aumento de los tres productos, claro está que
aquí no se incluye el aumento de productos como el tomate, el frijol, la tortilla,
entre otros necesarios para el consumo. Por si esto no fuera suficiente, en el
primer mes del año nos enteramos que el precio de la tortilla aumentaría su
precio, recibimos aclaración que este monto se debe al alza de los insumos del
maíz y por otra parte por su baja producción, debido a esta se da el aumento
“internacional”.


Sin embargo, recordemos casos tan sonados como el desperdicio de varias
bodegas llenas de granos de maíz a cargo de SEGALMEX, caso concreto en el
poblado de Lázaro Cárdenas, municipio de Tecoanapa, en la región Costa

Chica de Guerrero. Donde habitantes denunciaron el abandono de 50 mil
toneladas del grano, que fue olvidado en las bodegas a expensas de la lluvia,
la rapiña y la plaga.


Esta situación indignó a miles de mexicanos, pues es el principal
alimento de nuestra dieta, aun cuando esto pareciera una obviedad, al
Gobierno Federal no le importó haber olvidado ese tema y dejar en descuido
algo tan sagrado, mucho menos reducir el Presupuesto de Egresos de la
Federación (PEF) al campo mexicanos, pues en 2019 lo asignado fue de 73
mil 542 millones 22 pesos y para este año se programaron 53 mil 088
millones 97 pesos, una significativa reducción que golpea de nueva cuenta a
los productores.


Con la disminución del recurso económico, se añade la eliminación de
programas que beneficiaban de forma directa a los campesinos, todos
aquellos que realizaban su registro a programas como Procampo, precios de
calidad y fertilizante entre otros programas que fueron eliminados y con esto
la esperanza de lograr una producción de calidad y autosuficiencia para llevar
su producto al mercado, evitando de esta forma el aumento de precios y el
desabasto de tan importante alimento.

Share Button