¡Pandemias!

POR VIRGILIO FLORES

En esta ocasión hago un llamado a todos los antorchistas y a quienes nos hacen el
favor de leernos. La presencia del virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad del
COVID-19, ha generado mutaciones –variantes del virus más agresivas, es decir, el virus
ha cambiado.


Estamos en un momento más crítico del virus. No ha desaparecido sigue ahí: su contagio
ahora es mayor, incluso en jóvenes y niños. Ahora el virus es más agresivo, más
contagioso.


Para enfrentarlo es necesario la vacuna. Pero es muy baja su aplicación en el país:
Estos son los datos de la enfermedad Covid-19:
En el Mundo: Casos confirmados: 201 millones 140 mil 413 de los cuales han fallecido 4
millones, 272 mil 432.


En nuestro país México: Confirmados: 2 millones 922 mil 663, han fallecido 243, 165.
En nuestro Estado: confirmados 74 mil 529, han fallecido 5 mil 554.
Estas son de la vacuna:
En el Mundo: 1 mil, 181 millones, 952 mil, 381, el 15.2% con esquema completo
En nuestro país México: 26 millones, 503 mil, 580 el 20. 9% con esquema completo
En nuestro Estado: 1 millón, 395 mil, 533.


Y el problema es que no hay una preocupación por parte del gobierno federal a
efecto de enfrentar el problema como lo acabamos de ver con los datos.
¿Qué hacer?:
1) Registrar el problema con mucha claridad. Es decir, no dejarnos engañar de que
es un pequeño rebrote: ¡NO! Es un problema real; que postra a las familias
cuyos integrantes se enferman, familias que se ven inermes: económicamente,
sin posibilidades de atender a sus seres queridos e incluso de evitar se propague
el contagio en los demás miembros de la familia.


2) El otro problema es la falta de respuesta del gobierno federal, o mejor dicho que
la respuesta del gobierno es la inacción para con el virus y al contrario, su
intención suicida de llamar a la gente a menospreciar el problema, llamando por
ejemplo a clases presenciales sin asegurar la vacunación de al menos el 70% de
la población mexicana.

Haber desmantelado hospitales que estaban atendiendo el Covid-19, sin hacer caso de la
información mundial, sobre las nuevas variantes del virus (9 en total, hasta ahora) y la
necesidad de seguirlo combatiendo.
Por lo que tenemos que denunciar la situación y exigir al gobierno atienda y destine
los recursos necesarios ante la emergencia nacional, que como siempre a quien más
afecta y golpea es al pueblo trabajador. El mismo que como producto de las pandemias:
la del Covid-19 y la de la 4T, se ha empobrecido a un ritmo catastrófico; basta ver los
datos duros de hace tres años y compararlos con los actuales:
2018: 52 millones 425 mil 887 mexicanos se encontraban en situación de pobreza, el
41.9% de la población mexicana. (Coneval)
2021: Para el mes de febrero, el cálculo de personas en pobreza es de 70.9 millones, el
56.7% de la población. (Coneval)
Es decir, 18.5 millones más de pobres en el país.


Por esta situación que vivimos es necesario, compañeros antorchistas que hoy más
que nunca permanezcamos unidos y parte de esta unidad se expresa en qué escuchemos a
la organización: cuidemosnos hasta donde nuestra situación económica lo permita
atendiendo las medidas sanitarias, pero continuemos denunciando la situación que vive el
pueblo trabajador y exigiendo al gobierno la atención al problema de la enfermedad:
Se vacune a la mayoría de la población para poder pedir el regreso a clases.


Se agilice la aplicación de las vacunas en todo el país y se deje de estar arriesgando a los
trabajadores mexicanos.
Los antorchistas debemos tener claro el problema y su solución. El actual gobierno
no tiene un diagnóstico claro del problema (No le interesa además) y no está tomando las
medidas necesarias para proteger a la población mexicana.


Debemos continuar luchando por llevar a un verdadero gobierno del pueblo que
parta del verdadero problema del país, ¡La pobreza! generada por el modelo económico
que no ataca las causas que la genera; que logre que la gente pueda contar con recursos
para elevar su bienestar, para eso debe generar empleo para todos quienes estén en edad
de trabajar, con salarios dignos que les permitan adquirir lo necesario para vivir


dignamente, que no tengan que entregar parte de ese salario en impuestos, que la política
impositiva sea progresiva, es decir, que pague impuestos el que obtenga ganancia, y que
estos impuestos que forman la renta nacional se utilicen para cubrir las demandas del
pueblo de: infraestructura de vivienda, educativa, de salud, deporte, cultura y se resuelvan
las demandas de servicios básicos: vivienda, agua potable, drenaje, etc.
Adelante compañeros, unidos como hermanos en la lucha por un Tamaulipas y un
México mejor para los trabajadores.

Share Button